domingo, 5 de abril de 2009

Apagón de esperanza.

Siento un viento frío tras de mí, las piezas de la realidad trabajan en post de ocupar cada espacio del breve tiempo que tengo cada día. Quedo cada noche pensando en silencio lo que haré mañana, en quienes tendrán el momento de conversar conmigo, de compartir y escucharme las sugerencias u órdenes para rendir mejor. Pasan lo minutos y ya me visto completa ya con el cepillo de dientes en la boca, ya craneando en las materias de la universidad, concentrando mis esperanzas y fuerzas para entender cada palabra a escuchar. Un suspiro sale de mis labios como auxilio de respiro ante los breves momentos de dicha que tengo. Escucho música en el autobús, mientras leo un libro de avances de contenido... ya la literatura quedo atrás. A momentos veo por la ventana y al notar el reflejo de mis ojos tristes pero soñadores, recuerdo la libertad que me ha caracterizado... esa libertad al pensar con calma, sentir con mis dedos cada cosa, cada momento que recuerdo con paciencia y cariño... esa mujer que canta con vida escapando de los pesos reales. Una persona capaz de bailar sin pensar en quien la mira, de abrazar y dar cariño... Una mujer, que para mí, siempre he sido, sólo que antes y ahora he permitido que las preocupaciones apagaran mis ganas de dar ese toque creativo a las cosas. Sólo ahora que lo pienso, temo que por mucho tiempo que mantuve esa libertad a medio prender, ahora se apague de modo que mis esfuerzos sean monótonos, aburridos, sin sentido aparente ante la vida... sólo hacer por hacer.

...Y para ser sincera, para ese entonces, no tendría sentido vivir.

_________________________________________

"Como futura profesora, es normal temerle a estar al frente de los alumnos, o por lo menos sentir adrenalina ante muchos ojos espectantes. Pero, cuando esté ahí y el miedo se termine, teme ya que dejarás de ser profesora de bien, sino que más bien serás arma monotona suicida que cada año irás matando el conocimiento y su pasión que tú deberías potenciar a diario."


_________________________________________

Temo perder mi libertad tras la responsabilidad de vivir, pero daré lo mejor... ya que sé que no hay imposibles, mal que mal, aún no exite el problema que pueda detenerme... ya que no estoy sola, teniendo presente que tendré la fuerza de seguir, claramente, como siempre.

2 comentarios:

sojiro dijo...

Reconosco tu natural Maestria, el poder de amar y querer.

Geraldine dijo...

ama ser tu misma...hay que transformar el miedo en algo productivo...