jueves, 25 de diciembre de 2008

Miseria envuelta en papel.

Podría empezar nuevamente con comentarios irónicos con respecto a mi o a mi familia... Pero esta vez no lo haré. También podría decir cuantas cosas me desagradan, pero ¿eso a quién le importa?. Incluso dejar que éstas fechas pasen sin penas ni glorias dentro de los campos reflexivos de mis momentos de libertad frente a un ordenador, pero hoy escribiré sobre detalles que siempre veo en éstas fechas que me hacen pensar en el momento en que vivo y las cosas que puedo llegar a pensar como gesto negativo a las posibilidades de poder "cambiar" algo de ésto.

Lo más probable que éstas apreciaciones sean sólo parte de mis perspectivas, pero como una opinión de lo que me muestran... mal que mal... si bien no es tan importante la opinión que tienen de ti, hay que prestar atención a la imagen que nosotros mismos mostramos al mundo, ya que por medio de esa imagen es la causa de como nos tratan y tratarán.

*Es impresionante la diferencia entre niños y adultos... digo ésto porque, si bien las personas poseemos emociones y sentimientos y lo demostramos con basante facilidad en nuestras primeras etapas, lamentablemente "algo" sucede que pasamos de ser personas expresivas y sinceras a gente que guarda todo, oculta todo... ejemplo: Tú regalas un juguete a un niño, él juega con el juguetito y al tiempo lo puede dejar tirado. El adulto, le regalas cualquier cosa y vuela a guardarlo, ya sea en la despensa, en el ropero, en un baúl, etc. Incluso, un niño muestra su alegría constante o su pena de modo inmediato, el adulto... ¡no! ¿cómo se te ocurre?... hacemos esfuerzos de guardar la pena y nos controlamos para no mostrar demasiada alegría, sino podríamos quedar como locos o con un catálogo de psicopatía absoluta.

Lo que molesta a veces, es el hecho de que tenemos que esperar éstas fechas para poder decir "te quiero" (por ejemplo). Además también hay que tener presente que incluso ni en esas fechas son capaces de hacerlo y realmente no sé que esperarán los adultos... ¿un cataclismo?, ¿Guerra Mundial?, ¿amenaza marciana?.

* Los niños han cambiado, he notado como una vida consumista secreta hormonas en sus ojitos y en sus cabezas logrando transformarlos en máquinas que con tal de obtener un "obsequio", son capaces de memorizarse frases, oraciones y ¿por qué no? libros referentes a las festividades que pasamos... y más impresionante es aún el simple hecho de que padres por "querer lo mejor para sus hijos" venden sus almas (como diría alguna religión) por cosas para que sus niñitos no se aburran... ahhh... eso hace una década, dentro de la clase obrera o media baja... significaba... o te pones a correr con tus vecinitos de tu edad, o compartías una cena humilde junto a tu familia y como único regalo podría ser un trozo de pan de pascua o galletas más una taza de leche. ¡Qué cambio!... ¡vaya que cambio!...


*** En éstas fechas , puedo decir que he logrado llegar a un consenso. Quizás opine de modo muy agresivo, pero tengo la conciencia tranquila de que lo digo... comunico lo que pienso, aún cuando podría estar equivocada, pero digo lo que pienso. Si critico a mi familia o a mis familiares es porque tengo la convicción de que tengo fundamentos que me respaldan y de que soy distinta al resto... Perfectamente podría quedarme callada y dejar que el mundo se fuera a su destino, mas tengo la fe, de que si bien no puedo cambiar al mundo... puedo hacer algo aportando "un granito de arena" (frase cliché de propagandas solidarias). Ejemplo: Una madre por ayudar a su hijo, le dirá y corregirá sus errores mientras crezca. Yo no soy madre, pero si quiero a mi familia, a mis tíos, a mis primos, a todos los que conozco... y creo que no tengo que esperar a serlo como para decir que es lo que veo "que esté mal", con tal de que ellos salgan adelante de la mejor manera... Aunque también tengo presente que a muchos no les gustan oír éste tipo de cosas... Pero bueno, no soy moneda de oro para caerles bien a todos, ni tampoco adivina para medir si al otro le dolerá mucho o no mis comentarios... Creo que ya debo dejar ese miedo y probar suerte diciendo las cosas que veo con calma... paciencia, pero con sinceridad... mal que mal, tu familia estará a tu lado y creo que sería triste que dejara que erraran solos... una familia es un equipo que no podremos dejar jamás... aunque haya cambio de director técnico...


Esperando que todos quienes tengan la fortuna o desgracia de leer esto tengan felices fiestas,
dejo éste texto hasta aquí...

Si hay críticas, bienvenidas sean... opiniones también, juicios, se discutirán, y comentarios varios también son recibidos...

Feliz Navidad y Prospero año nuevo para todos.

2 comentarios:

Shadow Alchemist dijo...

En esotos dias de fiesta, recuerdo una frase que me enseño mi sensei hace tiempo: "hay dos tiposd e personas en el mundo, los sabios que juegan a ser niños, y los niños que juegan as er sabios".

Hago publica declaracion que soy un niño que juega a ser sabio, mas debo decir, que prefiero ser un sabio que juega a ser niño, nose, me gusta esa opcion.

Referente a la familia, en palabras mas sencillas, "ESTAMOS CAGADOS" diria el Coco Legrand, y bueno, si les caemos bien, la raja, sino, bueno, al emnos, respetemos los puntos de vista habido y por haber, mas que mal, asi nos dicen que se comportan los adultos no??

En fin, solo nos resta continuar con nuestro camino, aprender de nuestro errores y de los ajenos, mas que mal, somos humanos.

Cuidate y muchas bendiciones para ti y a tu familia.

BYE

Geraldine dijo...

totalmente...las fiestas son un disparador de cosas....uno reconoce en los que están a su alrededor ciertos detalles que se pierden en otros momentos....